sábado, 23 de agosto de 2014

“Si yo no descubro mi unicidad, si yo no soy consciente de mi dignidad y de que aquello que yo debo hacer si no lo hago yo no lo hará nadie, entonces quedará para siempre un hueco en la realidad que nadie más podrá llenar. Cada uno de nosotros es único, no somos un número más. Cada uno de nosotros somos únicos, y encontrar la unicidad de cada cosa y de cada persona es la sabiduría.”

jueves, 19 de junio de 2014

La manera en que la noche se conoce con la luna,
sé eso conmigo.
Sé la rosa más cercana a la espina que soy.


Mevlana Rumi 
(Balj, Afganistán, 30 de septiembre de 1207 — 17 de diciembre de 1273, Konya, Turquía)

domingo, 9 de marzo de 2014

Sobre Arte y Belleza


El escritor y filósofo italiano Umberto Eco (1932) ha dicho:

 “Con la modernidad se empezó a relacionar la belleza con el arte. Para los griegos, la belleza era el sol, el mundo; el arte era hacer bien las cosas; no se diferenciaba el arte del trabajo artesanal. Para los modernos, el arte creaba la belleza. Cuando llegaron las vanguardias, llegó la disociación de esos términos: antes era posible enamorarse de una mujer pintada por Ingres porque era bella, pero, por el contrario, es difícil enamorarse de una mujer pintada por Picasso. Tras esa disociación, el sentimiento de belleza se ha escapado del círculo de la filosofía para pasar al mundo de la comunicación de masas. Todavía la mejor respuesta sobre la belleza es la de Kant: cualquier cosa que se contempla con placer con independencia de su interés material. Por ejemplo, se puede desear a Nicole Kidman sin tener nada que ver con su estética; sin embargo, no deseamos a la Gioconda. La belleza consiste en el placer de ver o escuchar cualquier cosa sin necesitar poseerla”.

con Susana y Judith


 

domingo, 16 de febrero de 2014

Bajo el punto de vista del tener… el comprehensor de su verdadera naturaleza es infinitamente menos que el que cree crédulamente que tiene nacimiento… El comprehensor de su verdadera naturaleza sabe que él no tiene nacimiento… que el nacimiento no es de él… que nada de lo que el nacimiento trae es su propiedad… y que él tampoco es propiedad del nacimiento… Sabe que su ser… sabe que su verdadera naturaleza no se la debe al nacimiento… sabe que el nacimiento no le ha hecho ser lo que él es… sabe que el nacimiento no le ha hecho comenzar a ser lo que él es… Y sabe también que nada de cuanto el nacimiento trae es de él…
El comprehensor de su verdadera naturaleza es POBRE… el comprehensor de su verdadera naturaleza no tiene… el comprehensor de su verdadera naturaleza se comprende a sí mismo por sí mismo sólo… y sabiendo que él es y lo que él es… todo su anhelo está satisfecho… todo su deseo está colmado…

Ativarnashrammi, "Libro de la Proposición Sin Nacimiento", 1788.