viernes, 28 de septiembre de 2007

tarde tranquila vertida en tarros

Compota de manzana y canela, sin azúcar, sin agua, sólo calor muuuy suave para que se cocine en su propio jugo. Dura un par de semanas en nevera.

Sofreir ajo muy picadito, añadir zanahoria, aceitunas verdes picadas, un poco de miso. Fuego muuy suave hasta que la zanahoria cambie de color. Para untar pan, acompañar platos... rico.

1 comentario:

maría jesús dijo...

mmm...suena bien lo de compota, habrá que probar!