sábado, 9 de junio de 2007

con mi alma robusta y vigorosa

"Ya es tiempo de que me explique.
Levantémonos,
arriba,
de pie todos...

Desnudo y desgarro todo lo conocido
y a todos los hombres y mujeres los empujo conmigo

hacia lo desconocido.

El reloj marca los minutos...
pero ¿y la eternidad?

¿Qué marca la eternidad?

Hemos gastado ya trillones de inviernos y de veranos
y delante de nosotros hay otros trillones
y otros más adelante de aquéllos.

Los nacimientos nos han traído riqueza y variedad
y nuevos nacimientos traerán más riqueza y variedad.

Yo no digo que éste es más grande

y que aquel es más pequeño.
El que llena su período
y ocupa su lugar
es tan grande como cualquiera.
¿Han sido los hombres envidiosos y criminales contigo?
Pues lo siento mucho,
conmigo han sido bondadosos.
Y yo no soy un registrador de lamentos.

(¿Qué tengo que ver con los lamentos?)
Yo soy una infinidad de cosas ya cumplidas
y una inmensidad de cosas por cumplir.

Con mis pies huello los picos de las estrellas,
cada paso mío es una ristra de edades
y entre cada paso voy dejando manojos de milenios...
Todo cuanto hay debajo de mí lo han andado mis pies
y aún asciendo...y asciendo...
En cada zancada hacia la luz, detrás de mí se inclinan
los fantasmas.


Allá lejos veo la inmensidad de la nada primera...
Allí estuve yo,

allí estuve yo esperando desde siempre y sin que nadie
me viera,
dormido en la niebla letárgica,
aguardando paciente mi turno sin que me asfixiase

la fetidez del carbón.
Allí estuve yo acurrucado,
apelotonado siglos y siglos...

Inmensa ha sido la preparación de mi ser
y fieles y amigos fueron los brazos que me ayudaron.

Ciclos y ciclos transportaron mi cuna remando sin cesar
como barqueros alegres,
las estrellas me apartaron un sitio en sus órbitas mismas

y enviaron su luz para cuidar de lo que había de sustentarme.
antes de que mi madre me pariese,
generaciones me condujeron.
Mi embrión nunca ha estado dormido ni enterrado.

Por el la nebulosa se cuajo en una estrella,
y para que en ellos descansase
se apiñaron los enormes y lentos estratos geológicos.

Árboles inmensos le dieron su sustento
y saurios monstruosos lo trasportaron en sus fauces
y lo depositaron con cuidado.

Todas las fuerzas del universo
han trabajado sin descanzo y obedientes para completarme
y deleitarme...
Y ahora estoy aquí, !miradme!,

en este sitio,
con mi alma robusta y vigorosa."

Walt Whitman (1819-1892)
Canto a mi mismo (Song of myself)
Traduccion de Leon Felipe
foto: retrato de Walt Whitman
dibujo: Irene, junio 2007

1 comentario:

[pájaro en mano] dijo...

gracias x pasar x mi blog y por tus comentarios tan bnitos!
disfruté mucho el recorrido x tu blog. Me pareció muy variado...ilus..fotos...literatura...muy lindo!!